Alergias: Tipos, tratamientos y síntomas

Una alergia es una enfermedad causada por una reacción anormal a una sustancia inofensiva llamada alérgeno. Un alergeno es una sustancia capaz de producir alergias. Los alérgenos son tolerados sin problemas por personas no alérgicas.

Tratamiento Alergias

Por ejemplo, la mayoría de las personas toleran estar en contacto con los gatos, cuando alguien alérgico está cerca de ellos, empieza a estornudar y tiene picazón en la nariz y flujo nasal.

Esta reacción alérgica se debe a un error del sistema inmunológico. Este sistema es el responsable de supervisar el buen funcionamiento del cuerpo. Nos protege contra la invasión de los agentes externos como las bacterias o los virus que pueden causar infecciones, o en contra de nuestras propias células que pudieran representar una amenaza, tales como las células tumorales.

Pero también debe ser capaz de permitir la entrada de sustancias beneficiosas como los nutrientes ingeridos con los alimentos. En el desarrollo de la alergia, hay una reacción inflamatoria local o síntomas generalizados contra el alérgeno que debe ser tolerado y que conducirá al desarrollo de los síntomas de la alergia.

Tipos de alergia

Hay dos tipos principales de reacciones alérgicas:

Hipersensibilidad inmediata: esto es a lo que se suele llamar la alergia. Está mediada por un anticuerpo llamado immunoglobulina E (IgE), y ocurre en menos de 30-60 min. Este mecanismo está relacionado con trastornos tales como la rinitis o alergia a los alimentos. En este caso, las pruebas cutáneas para diagnosticar la alergia se realiza por ensayo de pinchazo, y la lectura se realiza a 10-15 min.

Hipersensibilidad retardada: esta reacción está mediada por algunas células (células T), y se produce después de varias horas, por lo general 24-48h. Este mecanismo está relacionado con trastornos tales como el eccema de contacto (dermatitis alérgica de contacto). En este caso, las pruebas cutáneas para diagnosticar la alergia se realiza generalmente por las pruebas del parche (pruebas epicutáneas), y la lectura se realiza después de 2 a 4 días.

Otro concepto que está estrechamente relacionado con la alergia es la atopia. La atopia es la tendencia de un individuo a desarrollar enfermedades alérgicas tales como el asma alérgica, dermatitis atópica (eczema) o rinitis alérgica. Por ejemplo, un niño con asma alérgica a los ácaros del polvo es un niño atópico, y si su padre también sufre de asma alérgica, se puede decir que este niño tiene antecedentes familiares de atopia. La atopia es una tendencia heredada a la alergia que está presente en algunas familias.

Síntomas Alergias

Actores de la reacción alérgica

En la reacción alérgica están involucrados los siguientes elementos:

Alérgenos. Sustancia, generalmente una proteína, capaz de generar una reacción alérgica.

La inmunoglobulina (IgE). Típico tipo de anticuerpo implicado en las reacciones alérgicas, que también participa en la defensa contra los parásitos (por ejemplo, contra los gusanos).

Mastocitos. Células del sistema inmunitario que se pueden encontrar en la mucosa respiratoria, tracto digestivo y la piel.

La histamina. Una sustancia que se almacena dentro de la célula y es liberada durante la reacción alérgica. Es capaz de producir la dilatación de los vasos sanguíneos (vasodilatación), aumento de la permeabilidad de los vasos sanguíneos (fuga de líquido) y la estimulación nerviosa. Esto conduce al desarrollo de enrojecimiento (eritema), hinchazón (edema) y picor (prurito).

Fases de la reacción alérgica

La reacción alérgica se produce en dos fases:

Fase de sensibilización. En esta fase, el sistema inmune comienza a reaccionar contra el alergeno. Se prodicen los anticuerpos contra el alergeno. En esta etapa, el paciente no presenta síntomas.

Fase sintomática. En los contactos posteriores del paciente con el alérgeno, el alérgeno se une a la IgE que está en la superficie de los mastocitos. Las sustancias que inducen los síntomas típicos de la alergia son liberados. Entre ellos se encuentra la histamina, más conocido mediador.