Alergias Alimentarias

Las alergias alimentarias son una condición médica muy seria que afecta a un gran número de personas. Se calcula que 1 de cada 13 niños tiene algún tipo de alergia y en el caso de los adulto aumenta hasta 2 de cada 10, es decir un 20%. Lo peor de esta situación es que los datos van aumentando año tras año. Ya seas una persona recién diagnosticada o lleves tiempo sufriendo las alergias, este es un buen momento para aprender todo lo que puedas acerca de la enfermedad, ya que es la clave para mantenerse a salvo y vivir bien con alergias alimentarias.

¿Qué es la alergia alimentaria?

Alergias Alimentarias

El trabajo del sistema inmunológico del cuerpo es identificar y destruir los gérmenes (bacterias o virus) que causan enfermedades. Se produce una alergia a los alimentos cuando el sistema inmunitario por error lucha contra la comida (un alérgeno) y, como si fuera una amenaza, lo ataca.

A diferencia de otros tipos de trastornos alimenticios, como las intolerancias, las alergias alimentarias son mediadas por IgE. Esto significa que el sistema inmunitario produce cantidades anormalmente grandes de un anticuerpo llamado inmunoglobulina E (IgE, para abreviar).

Los anticuerpos IgE combaten a los enemigos alérgenos alimentarios mediante la liberación de histamina y otros químicos, que desencadenan los síntomas de una reacción alérgica.

Consejos para controlar las alergias alimentarias

Para controlar con éxito la alergia a los alimentos, será necesario cambiar tanto la dieta como el estilo de vida. Estos cambios pueden parecer difíciles y abrumadores al principio, pero con el tiempo descubrirás que es más fácil de lo que parece, solo es cuestión de acostumbrarse.

Dado que aún no existe un medicamento que pueda prevenir las alergias alimentarias, evitar estrictamente los alimentos causantes de alergias es la única forma de prevenir una reacción. Por el momento, solo existen medicamentos que se administran para controlar los síntomas después de que se haya producido la reacción alérgica. Si el médico te receta un medicamento como la epinefrina, debes llevarlo encima en todo momento. Pregunta a tu médico para saber exactamente cuándo y cómo utilizar este medicamento. El autoinyector de adrenalina es un dispositivo que contiene aguja y el medicamento necesario para los casos necesarios. Existen autoinyectores de práctica que no incluyen ni aguja ni medicamento, para que los alérgicos aprendan a colocarse la inyección.

Las claves para la gestión de una alergia alimentaria consisten en aprender a planear con anticipación cómo manejar ciertas situaciones, leer las etiquetas de los productos que vayas a ingerir atentamente y aprender a evitar los alimentos problemáticos. Los profesionales sanitarios y los familiares de personas con alergia a los alimentos han desarrollado estrategias y consejos que ayudarán a evitar ciertos problemas.

Alergias a alimentos

Información sobre las alergias alimentarias

Acerca de 1-5% de la población total tienen alergia a algún tipo de comida. Se tiene alergia a algunos alimentos cuando el sistema inmunológico se involucra en la reacción a la comida. Solo un médico puede diagnosticar si se tiene alergia a ciertos alimentos, ya que se puede reaccionar a ciertos alimentos sin ser alérgico.

Existen más de 120 alimentos que pueden causar alergias. Los alimentos que más comúnmente causan reacciones alérgicas graves a nivel mundial son la leche, el huevo, los cacahuetes (maní), los frutos secos, los cereales (principalmente trigo), soja, pescado y mariscos. La mayoría de reacciones alérgicas en los niños son debido a un número limitado de alimentos. La alergia al huevo y a la leche suelen superarse durante los primeros años de vida. Las frutas, verduras, frutos secos y cacahuetes son responsables de la mayoría de las reacciones alérgicas en adultos.

Las personas con alergia al polen o al látex a menudo pueden experimentar síntomas alérgicos al comer ciertas frutas, hortalizas o frutos secos. Esta reactividad cruzada se produce porque el polen y látex contienen proteínas que son similares a las proteínas en los alimentos, y el sistema inmune puede reaccionar a ambos.

De hecho, hasta un 70% de las alergias alimentarias están relacionados con la alergia al polen. Como regla general, el tratamiento de un alimento no altera la capacidad de la comida para inducir síntomas alérgicos. Sin embargo, la mayoría de las personas con alergia al polen pueden tolerar mejor las comidas de reacción cruzada cuando han sido cocinados, horneados o asados.

Los síntomas de alergias a los alimentos varían según la persona, aunque una persona tendrá tendencia a tener las mismas reacciones cada vez que se consume el mismo alimento alergénico. Los síntomas de las alergias alimentarias van desde molestias leves a graves y potencialmente mortales reacciones de hipersensibilidad (anafilaxia) que requieren intervención médica inmediata.