Alergia a los animales

Causas de la alergia a los animales

Casi el 62% de los hogares estadounidenses tiene mascotas, y más de 161 millones de estos animales son perros y gatos. Por desgracia, son millones los dueños de mascotas que sufren alergia (rinitis alérgica) debido a sus animales.

Las proteínas que se encuentran en la caspa de las mascotas, escamas de piel, saliva y orina pueden causar una reacción alérgica o agravar los síntomas de asma en algunas personas. Además, el pelo de los animales o la piel pueden recoger el polen, las esporas de moho y otros alérgenos del exterior.

Alergia a los animales

Un alérgeno es una sustancia normalmente inofensiva que activa una reacción en el sistema inmune de forma exagerada en las personas con alergias. Esta respuesta causa posiblemente, síntomas de alergia tales como el moqueo, los estornudos y la picazón y los ojos llorosos.

Contrariamente a la opinión popular, no existen realmente "razas hipoalergénicas" de perros o gatos. La caspa de gatos y perros que produce alergia, no se ve afectada por la longitud del pelo o la piel, ni por la cantidad de vertimiento.

No siempre es necesario tener que dejar de tener un animal doméstico con el fin de prevenir los síntomas de la alergia. Un alergista inmunólogo tiene la capacitación especializada y la experiencia para diagnosticar con precisión los síntomas y desarrollar un plan de tratamiento que ayudará al paciente a manejar potencialmente los síntomas de la alergia.

Síntomas y diagnóstico de la alergia a animales

Los síntomas de alergia al animal doméstico aparecen durante o poco después de estar expuesto al animal. Estos síntomas pueden persistir mucho después de que el animal se haya ido. Esto se debe a que la caspa se queda en el aire, en los muebles o en la ropa.

Si se experimentan los siguientes síntomas después de estar cerca de un perro o un gato, puede ser que se tenga alergia:

  • Estornudos
  • Picazón y ojos llorosos
  • Goteo nasal
  • Congestión

Además, el contacto con un animal doméstico puede desencadenar síntomas de alergia en la piel, como picazón en la piel o ronchas, manchas rojas (urticaria). Las mascotas también pueden desencadenar síntomas de asma, lo que provoca sibilancias, dificultad para respirar u opresión en el pecho.

Aunque el afectado y el médico puedan sospechar de la posibilidad de sufrir alergia a los animales, será necesario realizar las pruebas de alergia por un alergólogo inmunólogo. Estas pruebas son el mejor método para diagnosticar exactamente el tipo de alergia, a qué se debe y para así, desarrollar un plan personalizado para controlar los síntomas.

Alergia a los animales

Tratamiento para la alergia a los animales

La manera más eficaz de controlar los síntomas por los animales y otras rinitis alérgicas es evitar al alérgeno que producen estos síntomas.

Los antihistamínicos y otros medicamentos de venta libre para alergias pueden ayudar a aliviar los síntomas, pero no son ideales para el tratamiento a largo plazo.

Si se tiene alergia al animal doméstico, es necesario consultar con un alergista inmunólogo sobre el potencial de las vacunas para la alergia (inmunoterapia). Las vacunas antialérgicas tienen un historial que prueba que son una forma efectiva de tratamiento a largo plazo.

Otras formas de reducir los síntomas de la alergia al animal doméstico son:

  • Tratar de no abrazar ni besar a las mascotas si se es alérgico a ellas.
  • Mantener a las mascotas fuera del dormitorio puede reducir los síntomas de la alergia, ya que se pasan cerca de ocho horas cada día en esa habitación. Así que sería importante mantener a la mascota fuera de los muebles tapizados.
  • Tener a alguien que no tenga alergias para que cepille a la mascota regularmente en el exterior, nunca dentro de la casa.
  • Utilizar una bolsa de doble o micro-filtro en la aspiradora para reducir la cantidad de alérgenos animales presentes en las alfombras que se filtra de nuevo en el aire de la habitación.
  • Utilizar filtros de aire HEPA, que pueden ser de gran ayuda en la eliminación de partículas alergénicas no deseadas desde el aire.
  • Quitar alfombras y tapetes, que pueden atrapar la caspa de mascotas y otros alérgenos.

Mantener a los animales fuera de la casa es sólo una solución temporal, ya que la caspa de las mascotas finalmente se introduce al interior, ya que se queda enganchada a la ropa.

En caso extremo, si las nuevas normas ni el tratamiento funcionan, puede ser necesario tener que encontrar un nuevo hogar para tu mascota. Pueden pasar más de seis meses desde que la mascota se haya ido para conseguir deshacerse por completo de los restos de caspa.