Alergia de los ojos

También llamada conjuntivitis alérgica o alergia ocular, la alergia ocular se produce cuando algo a lo que se es alérgico irrita la conjuntiva. Esta es la delicada membrana delgada que cubre la superficie interna del párpado y la parte blanca del globo ocular.

Alergia de los ojos

Al igual que todas las alergias, la conjuntivitis alérgica se inicia cuando el sistema inmunológico identifica una sustancia habitualmente inofensiva como un alergeno. Esto hace que el sistema inmune reaccione en exceso produciendo anticuerpos llamados inmunoglobulina (IgE).

Estos anticuerpos viajan hasta las células que liberan las sustancias químicas que causan una reacción alérgica. En este caso, las reacciones alérgicas en los ojos con el agua, lagrimeo, picor, heridas o enrojecimiento e inflamación.

Las causas más comunes de la conjuntivitis alérgica son los alergenos estacionales como el polen y las esporas de moho. Las personas con rinitis alérgica estacional (fiebre del heno) normalmente notan que sus síntomas empeoran cuando salen al aire libre en los días con niveles altos de polen.

Los alergenos de interior, como los ácaros del polvo y la caspa de mascotas también pueden causar alergias en los ojos durante todo el año.

Si se sufre de este tipo de alergia, se puede notar que los síntomas empeoran durante ciertas actividades como la limpieza de la casa o cepillando a un animal doméstico.

Los síntomas de las alergias oculares pueden ser muy molestos. Sin embargo, suponen poca amenaza para la vista con excepción de ver borroso temporalmente. A diferencia de otras condiciones tales como la conjuntivitis, la conjuntivitis alérgica no es contagiosa.

Sin embargo, algunas veces el enrojecimiento de los ojos, el picazón, el ardor e incluso, el hinchazón pueden estar causados por infecciones y otras condiciones que pueden ser una amenaza para la vista.

Síntomas y diagnóstico de la alergia ocular

Los síntomas que están relacionados con una alergia ocular, probablemente vengan acompañados de los siguientes problemas en los ojos.

Los síntomas de la alergia ocular típicos incluyen:

  • Ojos llorosos
  • Picazón
  • Sensibilidad a la luz
  • Enrojecimiento
  • Arenosidad
  • Hinchazón de los párpados
Alergia ocular

Estos síntomas pueden darse solos o en conjunto con los síntomas nasales de la rinitis alérgica. Por lo general aparecen poco después de la exposición al alergeno.

Los síntomas derivados de alérgenos exteriores estacionales tienden a ser peor que los síntomas debidos a alérgenos como los ácaros del polvo o la caspa de las mascotas.

Puede reducirse los síntomas tomando medicamentos para la alergia, como los antihistamínicos, que suprimen la reacción alérgica.

El primer paso hacia el alivio de los molestos síntomas de alergia ocular es la realización de un diagnóstico adecuado. Un alergista inmunólogo tiene la capacitación especializada y la experiencia para determinar con precisión la causa de los síntomas e identificar el mejor método de tratamiento.

Tratamiento de la alergia en los ojos

Si son los alérgenos quienes están causando los síntomas de la alergia ocular, evitarlos es la clave para conseguir el alivio. Es recomendable usar una aspiradora con un filtro HEPA para reducir el polvo en la casa o tratar de mantener las mascotas fuera de la habitación para reducir la exposición a la caspa.

Si los alergenos estacionales como el polen y otros son los causantes de tantas molestias, aquí hay algunas posibles sugerencias:

  • Usar un sombrero de ala ancha para reducir la cantidad de alergeno que se encuentra en el aire y ataca a los ojos.
  • Llevar gafas de sol también puede ayudar a reducir la cantidad de alérgenos que caen sobre los ojos.
  • Aplicar gotas oftálmicas de suero salino en los ojos después de haber estado al aire libre para lavar los alérgenos que puedan quedar en la mucosa ocular.

Las píldoras antihistamínicas y las gotas oculares se utilizan a menudo para el tratamiento a corto plazo de los síntomas de las alergias oculares. Sin embargo, el uso prolongado de algunas gotas para los ojos, en realidad, puede acabar empeorarando los síntomas.

El médico alergista puede prescribir medicamentos más fuertes si los síntomas son de larga duración.

Las gotas oftálmicas con corticosteroides son eficaces, pero a menudo tienen efectos secundarios, incluso cuando se usa sólo por un corto periodo. El uso de este medicamento debe ser administrado por un oftalmólogo, debido al riesgo de los efectos secundarios, tales como el glaucoma (aumento de la presión ocular), las cataratas y la infección.

Dependiendo de lo que está causando los síntomas de las alergias oculares, la inmunoterapia, vacunas antialérgicas, pueden ser muy eficaces para proporcionar resistencia a largo plazo contra los alergenos desencadenantes.