Alergias infantiles

En la mayoría de las personas, las alergias aparecen por primera vez durante la infancia o la niñez. Los trastornos alérgicos ocupan el primer lugar entre las enfermedades infantiles crónicas. Cualquier niño puede llegar a ser alérgico, pero los niños de familias con antecedentes de alergia son más propensas a ser alérgicos. Los niños pueden heredar la tendencia a desarrollar alergia de sus padres, pero sólo algunos de ellos desarrollarán una enfermedad alérgica activa. Las alergias de los niños pueden mostrar de diferentes maneras, incluyendo:

Alergias infantiles
  • Erupciones en la piel (dermatitis atópica o eczema)
  • Asma
  • La rinitis alérgica
  • Las alergias alimentarias

La rinitis alérgica es la más común de todas las alergias infantiles. Causa picor de nariz, estornudos, goteo nasal y congestión nasal. El niño con alergias también pueden tener comezón, ojos llorosos y rojos y problemas crónicos del oído. Pueden aparecer en cualquier época del año y no causa fiebre.

Cómo identificar una alergia infantil

Algunas alergias son fáciles de identificar por el patrón de síntomas que invariablemente sigue a la exposición a una sustancia en particular. Pero otros son más sutiles, y puede hacerse pasar por otras condiciones. Estas son algunas claves comunes que podrían llevar a la sospecha de que su hijo pueda tener una alergia.

  • Rojo recurrente, picor, erupciones cutáneas secas y escamosas en algún momento en los pliegues de la piel, las muñecas y los tobillos.
  • Síntomas de constipado crónico, que duran más de una semana o dos, o se desarrollan en la misma época cada año. Estos pueden incluir goteo nasal, congestión nasal, estornudos y carraspeos.
  • Nariz irritada, sollozos, el niño resopla amenudo, estornudos y picazón en los ojos, secreción nasal.
  • Picazón o sensación de hormigueo en la boca y la garganta. El picazón no suele ser una queja cómún en los resfriados, pero es el sello distintivo de un problema de alergia.
  • Tos, sibilancias, dificultad para respirar y otros síntomas respiratorios. La tos puede ser un síntoma aislado, si aumenta de noche o con el ejercicio son sospechosas de asma.

Alergias comunes en niños

Los niños pueden tener alergias muy distintas en función del alérgeno con el que entren en contacto. Los alergenos pueden ser inhaladas, comidos, inyectados (por picaduras o medicamentos), o simplemente, entrar en contacto con la piel. Algunos de los alergenos más comunes son:

Alergias en niños
  • Los pólenes
  • Los mohos
  • Los ácaros del polvo
  • Caspa animal y saliva (gato, perro, caballo, conejo)
  • Los productos químicos industriales
  • Algunos alimentos y medicamentos
  • El veneno de las picaduras de insectos

La tendencia a tener alergias a menudo se transmiten en las familias. Por ejemplo, si un padre tiene un problema de alergia, existe una probabilidad mayor de la normal a que su hijo también tenga alergias. Este riesgo aumenta si ambos padres son alérgicos. Aquí están las alergias comunes de la infancia, sus desencadenantes y síntomas:

Asma infantil

Una amplia gama de factores pueden provocar un ataque de asma. Estos incluyen el humo del cigarrillo, las infecciones virales, el polen, los ácaros del polvo, animales con pelo, el aire frío, los cambios en las condiciones climáticas, el ejercicio, e incluso el estrés. Entre sus síntomas se encuentran la tos, sibilancias, dificultad para respirar, opresión en el pecho, etc.

Alergias infantiles a los Alimentos

Puede ser producida por cualquier alimento, pero los más comunes son los huevos, los cacahuetes, la leche, los frutos secos, soja, pescado, trigo, guisantes y mariscos.

Sus síntomas más comunes son los vómitos, diarrea, urticaria, eczema, dificultad para respirar, y posiblemente una disminución de la presión arterial (shock).

El eccema (dermatitis atópica) en niños

Se produce con ciertas alergias a los alimentos, o con el contacto con alergenos (polen, ácaros del polvo, animales con pelo), irritantes, sudoración. Entre sus síntomas destacan: sarpullido rojo y con comezón que ocurre con frecuencia en los pliegues de los brazos, las piernas y el cuello. Sin embargo, en los recién nacidos a menudo comienza en las mejillas, detrás de las orejas y en los muslos.

Urticaria infantil

Es causada por las infecciones virales, alergias a alimentos y medicamentos (como aspirina, penicilina, las sulfamidas…), pero la causa es a menudo desconocida. Sus síntomas son: comezón, manchas en la piel similares a las picaduras de mosquito que pueden ser rojas o de un color más pálido que la piel. La urticaria aparece en diferentes partes del cuerpo y no se mantiene en el mismo lugar más de unas pocas horas.

Dermatitis de contacto en niños

Es provocada cuando el niño se pone en contacto (toca) con una sustancia vegetal como la hiedra venenosa, detergentes, productos de limpieza del hogar y productos químicos en algunos cosméticos y perfumes. La dermatitis de contacto se reconoce porque aparece picazón, parches rojos y elevados que se pueden convertir en ampollas si es grave. La mayoría de estos parches se limitan a las áreas de contacto directo con el alérgeno.

Tratamiento de alergias infantiles

Las alergias son comunes en los niños, y afortunadamente, hay buenos tratamientos que pueden ayudar a controlar sus síntomas de alergia. Aunque los padres suelen tratar de tener medicamentos para la alergia y el resfrío de sobra, su uso frecuente por lo general se debe evitar, ya que son sedantes y pueden hacer que les entre sueño.

Los medicamentos recetados para alergia en niños algo mayores (aproximadamente de 12 años en adelante) son los mismos que los que se usan para los adultos. Actualmente existen muchos medicamentos para la alergia y combinaciones diferentes que se pueden utilizar, así que no es necesario que los niños sufran los síntomas de alergia pero antes de administrarlos, debes consultar al pediatra para que te ayude a encontrar los medicamentos más adecuados.

Rinitis alérgica

A continuación podrás ver algunos puntos sobre los problemas potenciales para los niños con rinitis alérgica. La identificación temprana de problemas de alergia en los niños mejorarán su calidad de vida, y disminuirán los días escolares perdidos.

Congestión nasal

Las alergias son la causa más común de la congestión nasal crónica en los niños. A veces la nariz de un niño está congestionada hasta el punto de que él o ella respira a través de la boca, especialmente mientras duerme. Esto también puede hacer que el niño no consega un sueño reparador durante la noche y después de esté cansado al día siguiente. Si la congestión y la respiración bucal se dejan sin tratar, pueden causar cambios anormales en la forma en la que los dientes y los huesos de la cara crecen. El tratamiento temprano de las alergias que causan la congestión nasal puede prevenir estos problemas.

Infecciones del oído

Algunas alergias conducen a la inflamación en el oído y pueden causar acumulación de líquido que puede promover las infecciones del oído y disminución de la audición. Si esto ocurre cuando el niño está aprendiendo a hablar, el desarrollo del lenguaje se puede obstaculizar. Las alergias pueden causar dolores de oído, así como picazón y sensación de oídos tapados. Cualquier persona con estos síntomas debe someterse a pruebas y tratamiento.

Alimentos alérgicas en niños

El mejor alimento para un recién nacido es la leche materna. Sin embargo, algunos bebés especialmente sensibles pueden tener reacciones alérgicas a los alimentos que sus madres comen. La eliminación de estos alimentos de la dieta de la madre puede proporcionar un alivio para el niño.

La leche de vaca puede causar alergias en los niños, pero es una buena fuente de proteína y calcio. La leche debe ser eliminada de la dieta de un niño sólo si se está seguro de que el niño es alérgico a ella. Los padres pueden sospechar que tiene alergia si el niño presenta urticaria después de la ingestión de leche u otros productos lácteos. Si crees que tu hijo puede ser alérgico a la leche, consulta a tu médico, quien podrá llevar a cabo las pruebas necesarias para comprobar la alergia y prescribir el tratamiento apropiado.