Alergia a la lactosa

La alergia a la leche es una respuesta anormal del sistema inmune del cuerpo a la leche y a los productos derivados de la leche, los lácteos. La leche de vaca es la causa más común de alergia a la leche, pero la leche de oveja, de cabra y de búfala también pueden causar una reacción alérgica. Algunos niños que son alérgicos a la leche de vaca son también alérgicos a la leche de soja. La alergia a la leche es una de las alergias alimentarias más comunes en los niños.

La alergia a la leche suele ocurrir minutos u horas después de consumir leche. Los signos y síntomas de la alergia a la leche van de rangos leves a severos y pueden incluir vómitos, sibilancias, urticaria y problemas digestivos. En raras ocasiones, la alergia a la leche puede causar anafilaxis que es reacción grave y potencialmente mortal.

Evitar el consumo de leche es principal tratamiento para evitar la alergia a la leche. Afortunadamente, la mayoría de los niños superan la alergia a la leche a los 3 años.

Síntomas de la alergia a la leche

Alergia a la lactosa

Los síntomas de alergia a la leche, difieren de persona a persona y se producen en unos pocos minutos a unas pocas horas después de beber leche o comer productos lácteos.

Inmediatamente después de consumir leche, los signos y síntomas de alergia a la leche pueden ser:

  • Urticaria
  • Sibilancias
  • Vómitos

Los signos y síntomas que pueden tomar más tiempo a desarrollar incluyen:

  • Heces líquidas, que pueden contener sangre
  • Diarrea
  • Calambres abdominales
  • Tos o sibilancias
  • Nariz que moquea
  • Ojos llorosos
  • Comezón en la piel, a menudo alrededor de la boca
  • Cólico en los bebés

¿Alergia a la leche o intolerancia a la leche?

Es importante diferenciar una verdadera alergia a la leche que intolerancia a las proteínas de la leche o intolerancia a la lactosa. A diferencia de una alergia a la leche, la intolerancia no implica al sistema inmune. La intolerancia a la leche causa diferentes síntomas y requiere un tratamiento diferente de una verdadera alergia a la leche. Los signos y síntomas de la proteína de la leche o intolerancia a la lactosa incluyen problemas digestivos, tales como hinchazón, gases y diarrea después de consumir leche o productos que contengan leche.

Anafilaxia

En raras ocasiones, la alergia a la leche puede causar anafilaxia, una reacción potencialmente mortal que puede estrechar las vías respiratorias y la respiración se bloqueé. Si tu o tus hijos tienen una reacción a la leche, coméntale a tu médico acerca de ello, no importa que sea muy leve la reacción. Las pruebas pueden ayudar a confirmar una alergia a la leche, así que si puedes tomar medidas para evitar futuras reacciones y posibles empeoramientos. La anafilaxia es una emergencia médica y requiere tratamiento con una inyección de epinefrina (adrenalina) y un traslado a la sala de emergencias. Los signos y síntomas empiezan poco después de consumir leche y pueden incluir:

  • La constricción de las vías respiratorias, incluyendo hinchazón de garganta que hace que sea difícil respirar.
  • Rubor facial.
  • Comezón.
  • Shock, con un marcado descenso de la presión arterial.

Cuándo consultar al médico

Consulta a un médico o alergólogo si tu o tus hijo presentan síntomas de alergia a la leche poco después de consumirla. Si es posible, consulta a tu médico cuando la reacción alérgica se produce. Esto ayudará al médico a hacer un diagnóstico. Busca tratamiento de emergencia si tu o tus hijos presentan signos o síntomas de anafilaxia.

Causas de la alergia a la leche

Todas las alergias alimentarias son causadas por un mal funcionamiento del sistema inmunológico. Tu sistema inmune identifica ciertas proteínas lácteas como perjudiciales, provocando la producción de inmunoglobulina E (IgE) para neutralizar la proteína (alergeno). La próxima vez que entras en contacto con estas proteínas, los anticuerpos IgE los reconocen y envían señales a tu sistema inmune para liberar histamina y otros químicos. La histamina y otras sustancias químicas del cuerpo causan una serie de signos y síntomas alérgicos. La histamina es en parte responsable de la mayoría de las respuestas alérgicas, como la secreción nasal, la picazón en los ojos, la sequedad de garganta, erupciones, urticaria, náuseas, diarrea, dificultad respiratoria y shock anafiláctico.

Existen dos proteínas principales en la leche de vaca que pueden causar una reacción alérgica:

  • La caseína, que se encuentra en la parte sólida (cuajada) de la leche que se cuaja.
  • Suero de leche, que se encuentra en la parte líquida de la leche que queda después de cuajar la leche.

Tú o tu familia pueden ser alérgicos a una sóla de las proteínas de la leche o alérgicos tanto a la caseína como al suero. Estas proteínas no sólo están presentes en la leche, sino también son encontradas en los alimentos procesados. Además, la mayoría de las personas que reaccionan a la leche de vaca también suelen ser alérgicas a la leche de oveja, de cabra y de búfala. Con menor frecuencia, las personas alérgicas a la leche de vaca también son alérgicas a la leche de soja.

Factores de riesgo

Determinados factores pueden aumentar el riesgo de desarrollar alergia a la leche:

  • Otras alergias: muchos niños que son alérgicos a la leche también sufren de otras alergias. Sin embargo, la alergia a la leche suele ser la primera en desarrollarse.
  • Dermatitis atópica: los niños con dermatitis atópica, inflamación común y crónica de la piel, son más propensos a desarrollar alergia alimentaria.
  • Antecedentes familiares: el riesgo de una persona a padecer alergia a los alimentos aumenta si ambos padres o uno de ellos tiene alergia a los alimentos u a otro tipo de alergia, como la urticaria o el asma.
  • Edad: la alergia a la leche es más común en niños. A medida que envejeces, tu sistema digestivo madura y tu cuerpo es menos propenso a reaccionar a la leche.

Tratamiento para alergia a la leche

Lactosa

Si tu bebé padece alergia a la leche y lo estás amamantando, es fundamental que la cantidad de productos que ingiera se limiten, la proteína de la leche que está causando la reacción alérgica puede transmitirse a través de la leche materna. Es posible que debas hablar con tu nutricionista o médico sobre la búsqueda de fuentes alternativas al calcio y otros nutrientes vitales para reemplazar lo que estaba recibiendo tu bebé a través de los productos lácteos.

Desde 2006, a todos los fabricantes de alimentos se les ha obligado a indicar claramente en las etiquetas del paquete si los alimentos contienen leche o productos lácteos, esta información podrás consultarla en la lista de ingredientes del envase.

Tu médico puede aconsejarte que cambies a una alimentación a base de proteína de soja. Si tu bebé no puede tolerar la soja, el médico puede pedirte que cambies a una alimentación hipoalergénica, en la que las proteínas se descomponen en partículas de modo que el alimento dado es menos probable que desencadene en una reacción alérgica.

Vivir con alergia a la leche

Puede ser difícil eliminar la leche de tu dieta, pero no imposible. La mayoría de las personas que no obtienen suficiente calcio en su dieta, incluso bebiendo leche, lo obtienen de otros alimentos enriquecidos con calcio, como los jugos, los cereales y el arroz y bebidas de soja. Pero antes de comer o beber cualquier alimento enriquecido con, asegúrate de que también está libre de lácteos.

La leche y los productos lácteos pueden esconderse en lugares extraños, tales como las carnes procesadas. El chocolate es otro producto que puede contener productos lácteos, así que asegúrate de revisar la etiqueta antes de comerlo.

Los fabricantes de alimentos deben incluir en sus etiquetas si un alimento contiene alguno de los alérgenos más comunes. Esto significa que deberías ser capaz de encontrar declaraciones como éstas en algún lugar de la etiqueta: "contiene ingredientes lácteos", "elaborado con ingredientes lácteos", o "procesado en una instalación que también procesa productos lácteos".

Este requisito de etiquetado hace que sea un poco más fácil leer la lista de ingredientes, en lugar de tener que saber que el ingrediente "caseína hidrolizada" viene de la proteína de la leche, debes ser capaz de saber de un vistazo qué alimentos debes evitar. Pero sigue siendo una buena idea conocer las "palabras clave" para los productos lácteos cuando los ves en los ingredientes de un alimento.

Algunos ingredientes y alimentos que contienen leche son:

  • Caseína, caseína de calcio, hidrolizado de caseína, caseína magenesium, potasio caseína, caseína de cuajo, caseína sódica.
  • Productos lácteos como el queso, el yogur, la leche, la crema agria.
  • Mantequilla, aroma de mantequilla, grasa de mantequilla, aceite de mantequilla, sabor artificial de mantequilla.
  • Lactoalbúmina, fosfato de lactoalbúmina, lactaglobulin, lactosa.
  • Margarina.
  • Cremas no lácteas.
  • Suero de leche, suero de leche hidrolizado.

Los alimentos veganos son hechas sin productos de origen animal. Puede comprar productos veganos en las tiendas naturistas. Ten cuidado al leer las etiquetas de los quesos de soja. Ellos pueden decir "sin leche", pero podría contener proteínas de la leche.

Trata de evitar los alimentos fritos, el aceite utilizado para freír los alimentos pueden haber sido utilizados para freír algo que contuviese leche.