Alergia a la leche

Hay más de 120 alimentos se han descrito como causantes de alergias de los alimentos. Sin embargo, los expertos consideran que la alergia sólo afecta a un número limitado de personas para las que supone de verdad un problema de salud. Los alimentos que más comúnmente causan reacciones alérgicas graves a nivel mundial son: cereales que contienen gluten, leche, huevo, frutos secos, cacahuetes, soja, pescado y marisco.

Alergia a la leche

La alergia a la leche de vaca es la alergia alimentaria más común en bebés y niños pequeños. Los síntomas de una reacción alérgica a la leche pueden variar de leves (como urticaria) a graves, como la anafilaxia. Por lo tanto se aconseja que las personas con alergia a la leche tengan un acceso rápido a un autoinyector de epinefrina en todo momento. Para evitar una reacción, evitar estrictamente la leche de vaca y los productos lácteos de vaca es esencial. Lee siempre las etiquetas de ingredientes para identificar los ingredientes que contengan leche de vaca.

Aproximadamente el 2,5 por ciento de los niños menores de tres años son alérgicos a la leche. Casi todos los bebés que desarrollan una alergia a la leche lo hacen en su primer año de vida. La mayoría de los niños, eventualmente, superan la alergia a la leche. La alergia es más probable que persista en los niños que tienen altos niveles de anticuerpos de la leche de vaca en la sangre. Los análisis de sangre que miden los anticuerpos pueden ayudar a su alergólogo a determinar si un niño es susceptible a superar una alergia a la leche.

La sensibilidad a la leche de vaca varía de persona a persona. Algunas personas tienen una reacción grave después de la ingestión de una pequeña cantidad de leche. Otros tienen sólo una reacción leve después de la ingestión de una cantidad moderada de leche. Las reacciones a la leche pueden ser graves y potencialmente mortales (leer más sobre anafilaxia).

Diferencias entre alergia a la leche y la intolerancia a la lactosa

Alergia a la leche no se debe confundir con la intolerancia a la lactosa. La alergia a alimentos es una reacción exagerada del sistema inmune a una proteína alimentaria específica. Cuando se ingiere la proteína alimentaria, se puede desencadenar una reacción alérgica que puede incluir una serie de síntomas leves (erupción, urticaria, picor, hinchazón, etc.) o síntomas graves (dificultad para respirar, sibilancias, pérdida del conocimiento, etc.). Una alergia alimentaria puede ser potencialmente fatal.

A diferencia de las alergias alimentarias, las intolerancias alimentarias no involucran al sistema inmunológico. Las personas que son intolerantes a la lactosa carecen de la enzima lactasa, que se encarga de descomponer la lactosa, un azúcar que se encuentra en la leche y los productos lácteos. Como resultado, los pacientes intolerantes a la lactosa no pueden digerir estos alimentos, y pueden experimentar síntomas tales como náuseas, calambres, gases, hinchazón y diarrea. Mientras intolerancia a la lactosa puede causar una gran incomodidad, no es peligrosa para la vida.

Alergia a la leche

Evitar la leche

La ley de Etiquetado de Alérgenos Alimentarios correspondiente a cada país suele requerir que todos los productos alimenticios envasados ​​y que contengan leche como ingrediente, deben indicar la palabra leche en la etiqueta. Lea todas las etiquetas de los productos cuidadosamente antes de comprar y consumir cualquier artículo. Los ingredientes de los productos alimenticios envasados ​​pueden cambiar sin previo aviso, así que comprueba las etiquetas de los ingredientes cuidadosamente cada vez que vayas a comprar. Si tienes alguna pregunta, llama al fabricante.

Alimentos que contienen leche

Evite los alimentos que contengan leche o cualquiera de los siguientes ingredientes:

  • Mantequilla, grasa de mantequilla, aceite de mantequilla...
  • Suero de la leche
  • Caseína
  • Hidrolizado de caseína
  • Caseinatos (en todas sus formas)
  • Queso
  • Nata
  • Requesón
  • Cuajada
  • Natillas
  • Lactosa
  • Leche (en todas sus formas, incluyendo condensados, derivado, seca, evaporada, leche de cabra y leche de otros animales, bajos en grasa, grasa de leche, malteadas, sin grasa, polvo, proteína, desnatada, sólidos, enteros)
  • Hidrolizado de proteína de leche
  • Pudín
  • Yogur

La leche también se encuentra a veces en los siguientes alimentos:

  • Sabor a mantequilla artificial
  • Productos horneados
  • Caramelos del toffe
  • Chocolate
  • Fiambre de cerdo, salchichas, salchichas
  • Margarina
  • Turrón
  • La nisina
  • Algunas marcas de atún en conserva contienen caseína, una proteína de la leche.
  • Muchos productos no lácteos contienen caseína (un derivado de la leche), que aparece en las etiquetas de los ingredientes.
  • Algunos productos especiales hechos con sustitutos de la leche (por ejemplo, soja, productos lácteos a base de arroz o nueces) se fabrican en el equipo compartido con leche.
  • Algunas carnes pueden contener caseína como un aglutinante. Revisa todas las etiquetas cuidadosamente.
  • Muchos restaurantes cocinan con mantequilla en lugar de aceite. La mantequilla no es visible después de que se derrita.
  • Algunos medicamentos contienen proteínas de la leche.

Advertencias sobre la alergia a la leche

A las personas que son alérgicas a la leche de vaca a menudo se les aconseja también evitar la leche de otros animales. Por ejemplo, la proteína de la leche de cabra es similar a la proteína de la leche de vaca y puede, por lo tanto, provocar una reacción en individuos que tienen alergia a la leche.