Alergia al metal

Si tienes dermatitis alérgica de contacto, significa que tu sistema inmunológico reacciona de manera exagerada cuando tu piel entra en contacto con ciertas sustancias por ejemplo al entrar en contacto con el metal. Los síntomas pueden incluir erupciones, enrojecimiento, hinchazón y dolor. A largo plazo, la exposición con ciertos alergenos puede hacer que tu piel se oscurezca y se vuelva correosa y agrietada en áreas específicas. Las personas pueden desarrollar alergias a algunos tipos de metal, el más común es la alergia al níquel. De hecho, las alergias al níquel son el tipo más común de dermatitis alérgica de contacto en el mundo.

Alergia al metal

Por lo general, la gente nota la alergia al níquel en joyerías, al utilizar aros, anillos y collares. Las personas alérgicas que trabajan con productos que contienen níquel, como peluquerías, empresas de catering y metalúrgicas, también notan reacciones en sus manos.

Las aleaciones de níquel se utilizan para crear una gran cantidad de objetos de uso cotidiano, como botones, hebillas, cremalleras y utensilios de cocina.

El níquel también se encuentra en poca cantidad en el oro de 14K y 18K. El acero inoxidable también contiene níquel, pero por lo general está ligado tan fuertemente que no afecta incluso a la persona más alérgica.

Pero las personas que son muy alérgicas pueden reaccionar al níquel presente en algunos alimentos, como por ejemplo las nueces, el chocolate, el té, el café, la cerveza y los albaricoques.

Si eres alérgico al níquel y sudas puedes comenzar a sentir una reacción alérgica y picazón en los primeros 15 minutos de contacto con un producto que contiene níquel. Sin embargo, si no estás sudando, el efecto de la alergia puede aparecer unas horas tarde. Después de un día o dos, probablemente notarás un sarpullido. La mejor manera de evitar la dermatitis alérgica que causó el níquel por contacto es evitar los productos con níquel. Tu dermatólogo te puede dar un kit de detección de níquel y también hay sprays disponibles que puedes utilizar para recubrir objetos de níquel para evitar que toquen tu piel directamente.

La alergia a los metales consiste es una reacción alérgica al metal, generalmente a la joyería. Aunque los distintos tipos de metal pueden causar alergias, la mayoría de las personas que sufren alergias reaccionan al níquel. Estas alergias son más comunes en las mujeres, se estima que un 12% de las mujeres son alergicas al níquel, en comparación con sólo el 6% de los hombres.

Una reacción alérgica al níquel puede ser una experiencia muy irritante y hasta dolorosa. Típicamente, la piel se quiebra en una erupción, conocida como eczema, en los lugares que ha entrado en contacto con el níquel. La piel afectada se vuelve roja, pica, y por lo general se rompe en dolorosas ampollas llenas de líquido. Este tipo de eczema que se conoce como ponfolix.

En el caso de los piercings en las orejas, los síntomas de la alergia al níquel por lo general incluyen hinchazón alrededor de la perforación del lóbulo de la oreja , se pone roja y pica. El agujero por lo general también emana un líquido claro, amarillento, signo de infección. Aunque a veces los piercings pueden infectarse debido a otras causas, los síntomas y las infecciones persistentes que parecen ocurrir después de usar los pendientes deteterminan si puede haber una reacción alérgica.

La razón de que tantas personas son susceptibles de sufrir alergia al níquel se debe a que el níquel tiende a disolverse en la humedad, formando sales. Por ejemplo, cuando una persona se baña, se lava las manos, o suda al usar joyas que contienen níquel, se desprenden sales que irritan la piel. El níquel es muy irritantante y estar en continuo con él puede debilitar la resistencia natural del cuerpo.

Alergia al níquel

No existe ningún medicamento que pueda curar la alergia al metal, pero es posible tomar precauciones para minimizar o evitar el malestar. Cada vez que notes un sarpullido en desarrollo, la causa debe ser eliminada tan pronto como sea posible.

Los esteroides tópicos pueden ser un tratamiento eficaz a la alergia y deben se recetados por un médico profesional. Las cremas emolientes ofrecen otra forma de tratamiento, pero lo único que puedes hacer es aliviar el picor del sarpullido, no prevenirlo.

Vivir con este tipo de alergia puede ser difícil a veces, ya que requiere que la persona anticipe siempre si algo de metal al entrar en contacto con su piel el tiempo suficiente pueda causar una reacción alérgica. Con un poco de previsión y planificación, es posible que alguien con una alergia al metal pueda evitar molestias y llevar una vida normal.

Tratamientos para la alergia al metal

No existe cura para la alergia al níquel. Una vez que se desarrolla una sensibilidad al níquel, se desarrollará una erupción cutánea (dermatitis de contacto) cada vez que tu piel entre en contacto con el metal. Una vez que un sitio particular, tal como el lóbulo de la oreja, reacciona al níquel, va a reaccionar aún más cuando se reexponga al níquel.

Medicamentos

Tu médico te puede prescribir uno de los siguientes medicamentos para reducir la irritación y mejorar la condición de una erupción a una reacción alergia al níquel:

  • Crema con corticosteroides, como clobetasol (Temovate, Cormax, otros) y betametasona dipropionato (Diprolene). El uso prolongado de estos medicamentos pueden dar lugar a adelgazamiento de la piel.
  • Cremas no esteroideos, tales como pimecrolimus (Elidel) y tacrolimus (Protopic). El efecto secundario más común es escozor temporal en el sitio de aplicación.
  • Corticosteroides orales, como la prednisona, si la reacción es grave o la erupción cutánea cubre un área grande. Estos medicamentos pueden causar una serie de efectos secundarios, como aumento de peso, cambios de humor y aumento de la presión arterial.
  • Antihistamínicos orales, como la fexofenadina (Allegra) y cetirizina (Zyrtec), para el alivio de la picazón. Sin embargo, éstos tienden a no ser muy eficaces para la picazón de la piel.