Alergia a los perros

Para una persona con alergias a los perros, vivir en un país amante de los perros no es fácil. Casi el 40% de los hogares estadounidenses tienen un perro. La caspa de los perros consigue llegar a todas partes, incluso en lugares donde los perros nunca han puesto una pata. Según los Institutos Nacionales de Salud, los niveles detectables de la caspa de mascotas están en todos los hogares en los EE.UU.

Así que ¿cómo es posible vivir teniendo alergia al mejor amigo del hombre?. A continuación, explicamos las causas y tratamientos de las alergias a los perros, además de unos consejos para reducir la exposición al animal.

Síntomas de las alergias a los perros

Alergia a los perros

Los síntomas de las alergias a los perros suelen ser como las de cualquier otra alergia respiratoria. Los síntomas incluyen:

  • Tos y sibilancias
  • Picazón y enrojecimiento de los ojos
  • Secreción nasal, picor y congestión nasal
  • Estornudos

Algunas personas con alergias a los perros también tienen reacciones cutáneas. Por ejemplo, puede aparecer una reacción en la piel cuando el perro ha lamido a la persona. Otros alérgicos con alergias más graves pueden desarrollar urticaria en la cara o el pecho. Las personas con asma y alergias a las mascotas pueden tener síntomas especialmente graves.

Causas de la alergia a los perros

Muchas veces se comenta que algunas razas de perros provocan síntomas de alergia, mientras que otros no lo hacen, o que los perros de pelo corto son más seguros, mientras que los perros de pelo largo que tienen tendencia a soltar más pelo no lo son. Pero, en general, los expertos dicen que normalmente no es así. De hecho, un perro y otro de la misma raza pueden emitir niveles muy diferentes de alergenos.

Ni el pelo ni la piel del perro son el problema real. En cambio, las personas que son por lo general alérgicas, lo son a la caspa - escamas de piel muerta - así como a la saliva y la orina. Así que normalmente no importa cuán largo o corto sea el pelo del animal, ya que cualquier perro puede potencialmente causar una reacción alérgica.

¿Por qué la caspa de los perros tienen efecto en alguna personas?. Las personas con alergias tienen un sistema inmunológico hipersensible. Sus cuerpos reaccionan de forma exagerada a sustancias inocuas - como la caspa de perro - y lo atacan como lo harían las bacterias o los virus. El estornudo y los ojos llorosos son sólo efectos secundarios de los intentos del cuerpo para destruir o eliminar al alergeno.

Pruebas de la alergia al perro

Alergia a los perros

El médico puede pedir realizar ya sea una prueba cutánea o un análisis de sangre, conocido como RAST (prueba radioalergosorbente) para averiguar si se tiene alergia a los perros. Incluso aunque el paciente esté bastante seguro de ser alérgico, la prueba será siempre una buena idea. Algunas personas consideran que tienen alergias a los perros y resulta que después no la tienen. En cambio, son alérgicos al polen o al moho que el perro lleva encima suyo cuando viene de fuera.

Todo y que las pruebas de alergia son útiles, no siempre son concluyentes. Así que si la persona alérgica es dueña de un perro, el médico puede pedirle que trate de estar un tiempo alejado de él para ver cómo le va. A menudo se tarda meses antes de que el nivel de la caspa en la casa descienda a un nivel semejante a la de una casa sin un perro.

Tratamiento de las alergias a los perros

Las alergias al perro pueden ser tratadas con los medicamentos para alergias estándar. El médico puede recomendar:

  • Los antihistamínicos, que bloquean los efectos de un producto químico que provoca los síntomas de la alergia al perro. Se venden sin receta - como Allegra, Claritin, Benadryl, o Zyrtec o algunos con receta médica. Algunos antihistamínicos están disponibles como spray nasal - por ejemplo, Astelin.
  • Los descongestionantes, que reducen la inflamación en la nariz y alivian la congestión. Ejemplos de ello son los medicamentos de venta libre Sudafed y Allegra-D.
  • Existen otros fármacos para tratar los síntomas de la alergia o el asma de diferentes maneras. Los esteroides con receta - como Flonase o aerosoles Nasonex - son un tratamiento común para las alergias.
  • Las vacunas antialérgicas son otra opción para las personas con alergias a los perros. Estas no trabajan por igual en todos los pacientes, y un ciclo completo de tratamiento puede llevar años. Pero estas vacunas son lo que realmente pueden ayudar a algunas personas con alergias a las mascotas. Hablar acerca de los pros y los contras con un alergista.
 

El entorno y las alergias a los perros

La mayoría de los alergólogos están de acuerdo en que a pesar de que la medicación puede ayudar, la mejor manera de controlar las alergias del perro es evitar el contacto con los perros. Estos son algunos consejos:

  • Mantener la distancia. No tocar ni besar a una mascota o perro. En la medida de lo posible, evitar ir a los hogares con perros.
  • Si en algún momento, el alérgico ha de permanecer durante una temporada en una casa con perro, preguntar si la mascota puede mantenerse fuera de la habitación donde dormirá incluso, unas pocas semanas antes de ir.
  • Usar el medicamento. Si se sabe que va a haber contacto con un perro, empezar desde antes a tomar el medicamento, por ejemplo, varias semanas antes. Al tomar la medicación preventiva, se puede detener una reacción alérgica antes de que comience.
  • Tener cuidado con los visitantes que son dueños de los perros. La caspa del perro se aferra a la ropa y al equipaje. Así que incluso si los huéspedes de la casa dejan a sus perros en casa, pueden llevar la caspa con ellos - y ésta puede causar un montón de problemas.

Por supuesto, algunos de estos consejos no serán de mucha ayuda si se tiene un perro en su casa. Aun así, todavía hay cosas que se pueden hacer:

  • Limpiar a conciencia. La caspa del perro puede llegar a todas partes. Así que hay que barrer y fregar los pisos, alfombras y muebles vacíos, y limpiarlos regularmente. Si es posible, conseguir una aspiradora con un filtro HEPA. Vaciar los filtros regularmente para que no salgan los alérgenos y vuelvan a estar por el aire.
  • Facilitar la limpieza en casa. Quitar o mejor, deshacerse de las alfombras y las cortinas. En lugar de cortinas se aconseja poner estores enrrollables. Deshacerse de los muebles polvorientos, tapizados y mullidos. Reducir al mínimo el número de elementos que pueden atrapar el polvo y la caspa puede ayudar con los síntomas de la alergia a los perros.
  • Filtra el aire. La calefacción central y el aire acondicionado pueden empujar la caspa del perro por todas las habitaciones de la casa - incluso hasta las zonas en las que el perro tiene prohibida la entrada. Un limpiador de aire central, así como filtros en las propias rejillas de ventilación puede ayudar.
  • Mantener al perro fuera del dormitorio. Dado que el alérgico pasa un tercio de todos los días en el dormitorio, es fundamental mantenerlo en la medida de lo posible libre de caspa de perro. Cerrar la puerta no sellará completamente la entrada de los alergenos, pero ayudará.

¿Bañar al perro reduce los síntomas de la alergia? Los expertos no están seguros de la respuesta, ya que algunos estudios han mostrado que los baños reducen la cantidad de caspa en el aire, mientras que otros no han encontrado una diferencia.