Pruebas de la alergia en piel

Las pruebas de la alergia implican hacer ánalisis en la piel o la sangre para dar con la sustancia o alérgeno que puede desencadenar la respuesta alérgica en una persona. Por lo general, se realizan las pruebas cutáneas ya que son más rápidas, fiables y normalmente menos costosas que los análisis de sangre, pero cualquier tipo de ensayo puede ser utilizado.

Tipos de pruebas alérgicas cutáneas

Pruebas de la alergia en piel

Se coloca una pequeña cantidad de un alergeno sospechoso sobre o debajo de la piel para ver si desarrolla alguna reacción. Hay tres tipos de pruebas cutáneas:

  • Pruebas cutáneas: Esta prueba se realiza colocando una gota de una solución que contiene un posible alérgeno sobre una serie de arañazos o pinchazos de aguja que se marcan sobre la piel, permitiendo que la solución penetre dentro. Si la piel desarrolla un área con enrojecimiento, picazón elevado (llamado pápula), por lo general significa que la persona es alérgica a ese alérgeno. Esto se conoce como una reacción positiva.
  • Prueba intradérmica. Durante esta prueba, una pequeña cantidad de la solución de alérgeno se inyecta en la piel. La prueba de alergia intradérmica se puede hacer cuando una sustancia no ha causado una reacción durante la primera prueba cutánea, pero se sigue sospechando de un alergeno concreto para esa persona. Pese a que la prueba intradérmica es más sensible que la prueba de pinchazo en la piel, a menudo da resultados positivos en las personas que no tenían síntomas a ese alergeno (resultados falsos-positivos de la prueba).
  • Prueba cutánea de parche. En la prueba de parche para la piel, la solución de alérgeno se coloca en un algodón que se fija a la piel durante 24 a 72 horas. Esta prueba se utiliza para detectar una alergia en la piel llamada dermatitis de contacto.

Por qué realizar la prueba de alergia cutánea

Las pruebas de pinchazos en la piel también pueden hacerse para:

  • Identificar los alergenos que se inhalan (en el aire), tales como árboles, arbustos, y polen de plantas, hongos, polvo, plumas y pelos de animales.
  • Identificar posibles alérgenos alimentarios (tales como huevos, leche, cacahuetes, nueces, pescado, soja, trigo, o mariscos).
  • Determinar si una persona puede ser alérgica a un medicamento o veneno del insecto.

Preparación para las pruebas cutáneas de la alergia

Muchos medicamentos pueden afectar los resultados de una prueba cutánea. Es esencial informar al médico acerca de todos los medicamentos de venta libre y recetados que se toma. Es posible tener que dejar de tomar algunos medicamentos, tales como algunos antidepresivos tricíclicos y antihistamínicos como cetirizina (Zyrtec), fexofenadina (Allegra) y loratadina (Claritin), antes de realizarse una prueba de alergia en la piel.

Debes consultar con el médico acerca de cualquier inquietud que tengas respecto a la necesidad de hacer la prueba, sus riesgos, cómo se va a hacer, o lo que los resultados mostrarán.

Cómo se hacen las pruebas cutáneas

El profesional de la salud que realiza la punción cutánea o prueba intradérmica hará lo siguiente:

  • Limpiará con alcohol la zona de la piel donde se hace la prueba (por lo general en la espalda o el brazo).
  • Colocará las gotas de los posibles alérgenos en la piel alrededor de 2,5 cm a 5 cm de distancia una de otras. Esto permite probar con muchas sustancias al mismo tiempo.
  • Realizará un pequeño pinchazo o punción en la piel debajo de cada gota con una aguja. El corte de la aguja permite que parte del alergeno penetre dentro de la piel. Para la prueba intradérmica, se utiliza una aguja para inyectar la solución de alérgeno más profundamente en la piel.
  • Revisará la piel después de 12 a 15 minutos para comprobar la rojez, ronchas en las llamadas áreas afectadas. Si se forma una pápula, significa que se es alérgico a ese alergeno (esto se llama una reacción positiva).
  • Un método de punción cutánea alternativa utiliza un dispositivo con 5 a 10 puntos o cabezas, que se sumergen en botellas que contienen el extracto de alérgeno. Este dispositivo se presiona contra la piel del antebrazo o la espalda para que todos los cabezales presionen sobre la piel al mismo tiempo.
Pruebas de la alergia en sangre

Si la prueba cutánea es negativa, puedes someterte a una prueba intradérmica de la piel en una visita posterior. La prueba de punción cutánea se realiza en primer lugar porque la prueba intradérmica tiene una mayor probabilidad de causar una reacción alérgica grave.

La prueba cutánea y la prueba intradérmica suelen tardar menos de una hora cada una.

Una prueba de parche para la piel también utiliza pequeñas dosis del alérgeno sospechoso. Para esta prueba:

  • Las dosis de los alergenos se ponen en parches que se ven como vendas adhesivas.
  • Los parches se colocan sobre la piel (por lo general en la espalda). Esta prueba por lo general se tarda en realizar alrededor de 40 minutos, dependiendo del número de parches que se aplican.
  • Debe usarse los parches durante 24 a 72 horas. No tomar un baño o una ducha o hacer cualquier actividad que podría provocar una sudoración excesiva, mientras se llevan puestos los parches. Esto podría aflojar los parches y hacer que se caigan.
  • Los parches serán retirados por el profesional de la salud, y la piel será revisada en busca de signos de reacción alérgica.

¿Duelen las pruebas cutáneas de la alergia?

Con la prueba cutánea y la prueba intradérmica de la piel, puede sentirse la sensación de un pinchazo leve durante el pequeño pinchazo debajo de cada muestra de alergeno o cuando la aguja penetra en la piel.

Con la reacción alérgica a cualquiera de las pruebas cutáneas, es posible tener algo de comezón, dolor e hinchazón por las soluciones de alérgenos colocadas sobre la piel. Después de la realización de las pruebas, pueden colocarse paños fríos o utilizarse cremas de venta libre de esteroides para aliviar el picor y la hinchazón.

Si durante la prueba de parche en la piel, se siente picazón o dolor en alguna de los parches, retirarlos inmediatamente y llamar al médico.

Riesgos de las pruebas cutáneas de la alergia

El mayor riesgo con la prueba de pinchazo en la piel o la prueba intradérmica de la piel es una reacción alérgica grave llamada anafilaxis. Los síntomas de una reacción alérgica grave incluyen prurito, sibilancias, hinchazón de la cara o el cuerpo, dificultad para respirar y baja presión arterial que puede llevar a un shock. Una reacción anafiláctica puede poner en peligro la vida y está considerada de emergencia médica. La atención de emergencia es siempre necesaria para una reacción anafiláctica. Pero la reacción alérgica severa es poco común, especialmente con la prueba cutánea.

Resultados de las pruebas cutáneas de la alergia

Una prueba cutánea o de sangre puede decirnos qué sustancia o alérgeno puede ser el desencadenante de una respuesta alérgica.

Las pruebas cutáneas trabajan mediante la exposición de una persona a los alérgenos sospechosos vigilando si se produce una reacción. Los resultados de las pruebas de la piel estarán disponibles inmediatamente después haberse realizado la prueba.

Resultado de las pruebas normal (negativo): No hay zonas elevadas rojas (llamadas pápulas) que hayan sido creadas por el alérgeno.

Resultado de las pruebas anormal (positivo): Un habón creado por el alergeno de al menos 3 mm más grande que la reacción con el control negativo. Cuanto más grande sea la roncha, más cierto es que la persona es alérgica a ese alérgeno específico.

Qué afecta a las pruebas cutáneas de la alergia

Las razones por las que no se pueden realizar pruebas cutáneas o por las qué los resultados pueden no ser útiles incluyen:

  • Ejercicio causante de sudoración excesiva.
  • Mojar el parche de la piel.
  • Tomar medicamentos como antihistamínicos o antidepresivos tricíclicos.

Reflexiones sobre las pruebas cutáneas de la alergia

Pueden no ser necesarias las pruebas alérgicas si se sufren alergias leves que se controlan fácilmente con medicamentos o cambios de estilo de vida.

Las pruebas cutáneas para alergias son:

  • El método más fácil y menos costoso para la identificación de alergias en la mayoría de las personas.
  • Son más confiables que las pruebas de sangre para identificar comunes alergenos inhalados (aire) como el polen, el polvo, el moho y la caspa animal.
  • No se puede saber si una persona está reaccionando a un determinado alimento. Las pruebas adicionales (tales como una dieta de eliminación) pueden ser necesarias para identificar esta alergia alimentaria.
  • Puede ser desagradable para los niños y sus padres.
  • Puede tardar hasta 3-4 horas.

Tipos de pruebas alérgicas mediante análisis de sangre

Las pruebas de alergia de sangre se realizan para buscar sustancias en la sangre llamadas anticuerpos. Los análisis de sangre no son tan sensibles como las pruebas de la piel, pero se hacen frecuentemente en personas que no pueden realizarse pruebas cutáneas.

  • El tipo más común de examen de sangre utilizado es el ensayo de inmunoabsorción ligado a enzimas (ELISA, EIA). Mide el nivel de sangre de un tipo de anticuerpo (llamado inmunoglobulina E, o IgE) que puede crear respuesta del cuerpo hacia ciertos alergenos. Los niveles de IgE suelen ser mayores en las personas que tienen alergias o asma.
  • Otros métodos de pruebas de laboratorio, como las pruebas radioalergosorbente (RAST) o una prueba de inmunoensayo de captura (ImmunoCAP, UniCAP o CAP Pharmacia), pueden utilizarse para proporcionar más información.

Los resultados de las pruebas de alergia en sangre pueden mostrar qué tratamiento para la alergia es el adecuado para cada caso.

Por qué realizar la prueba de alergia en sangre

La prueba de la alergia mediante una muestra de sangre puede hacerse en lugar de una prueba de pinchazo en la piel si la persona:

  • Tiene urticaria u otras afecciones de la piel, como eczema, que hace que sea difícil ver los resultados de las pruebas cutáneas.
  • No se puede dejar de tomar un medicamento, como un antihistamínico o un antidepresivo tricíclico, que puede prevenir o reducir una reacción a una sustancia, incluso cuando una persona es alérgica a la sustancia.
  • Ha tenido una reacción alérgica severa (anafilaxia).
  • Ha tenido pruebas cutáneas positivas a muchos alimentos. El ensayo inmunoenzimático Enzyme-linked (ELISA) puede averiguar los alimentos a los que una persona es alérgica.

Cómo se hacen las pruebas de la alergia en sangre

El profesional de la salud que tome la muestra deberá:

  • Colocar una banda elástica alrededor de la parte superior del brazo para detener el flujo de sangre. Esto hace que se hinchen las venas que quedan por debajo de banda de modo que es más fácil introducir la aguja en la vena.
  • Limpiar la zona del pinchazo con alcohol.
  • Introducir la aguja en la vena. Puede ser necesario más de un pinchazo con la aguja.
  • Adjuntar a la aguja un tubo para llenarlo de sangre.
  • Retirar la banda del brazo cuando hay suficiente sangre recolectada.
  • Aplicar una compresa de gasa o algodón sobre el sitio de la aguja cuando la aguja se retira.
  • Aplicar presión en el sitio y luego taparlo con una tirita.

La muestra de sangre se coloca en un papel especialmente tratado y se envía a un laboratorio para determinar si estan presentes los anticuerpos contra cualquiera de los alérgenos que se han probado. Si se encuentran los anticuerpos específicos, puede significar que es alérgico a un alergeno determinado.

¿Duelen las pruebas de la alergia en sangre?

Puede no sentirse nada en absoluto por la punción de la aguja, o sentir un breve pinchazo o pellizco cuando la aguja pasa a través de la piel. Algunas personas sienten un dolor punzante mientras que la aguja está en la vena.

Pero mucha gente no siente ningún tipo de dolor o tiene sólo molestias menores después de que la aguja se haya introducido en la vena.

Riesgos de las pruebas de la alergia con los análisis de sangre

Hay muy poco riesgo a sufrir un problema con la extracción de sangre de una vena.

  • Puede desarrollarse un pequeño hematoma en el sitio de punción. Puede reducirse el riesgo de hematomas, manteniendo la presión sobre el sitio durante varios minutos después de haberse retirado la aguja.
  • En raras ocasiones, la vena puede inflamarse después de haberse tomado la muestra de sangre. Esta condición se llama flebitis y se trata generalmente con una compresa tibia aplicada varias veces al día.
  • En sangrado continuo puede ser un problema para las personas con trastornos de la coagulación. La aspirina, warfarina (Coumadin) y otros medicamentos anticoagulantes también pueden hacer que el sangrado sea más probable. Si se tienen problemas de sangrado o de coagulación, o si se toman medicamentos anticoagulantes, es imprescindible informar al médico antes de realizarse el análisis de sangre.

Resultados de la prueba de sangre para la alergia

Las pruebas de alergia con sangre se realizan con el fin de encontrar las sustancias existentes en la sangre llamadas anticuerpos. Los resultados de los análisis de sangre de alergia suelen estar disponibles en unos 7 días.

Resultado de las pruebas normal (negativo): Los niveles de inmunoglobulina E (IgE), un tipo de anticuerpo, son los mismos que en una persona que no tiene alergias.

Resultado de las pruebas anormal (positivo): Los niveles de inmunoglobulina E (IgE) hacia un alergeno en particular o grupo de alérgenos son 4 veces el nivel normal.

Reflexiones sobre las pruebas de la alergia en sangre

Los análisis de sangre para las alergias:

  • Son menos sensibles que las pruebas cutáneas. Así que es posible que la gente tenga una reacción positiva a la prueba cutánea, pero tienen una reacción negativa a la prueba de sangre.
  • No se ve afectada por los antihistamínicos o antidepresivos tricíclicos, por lo que los pacientes no necesitan dejar de tomar estos medicamentos mientras se hacen las pruebas.
  • Puede ser una buena opción para personas que tienen la piel muy sensible o un problema en la piel, como eczemas, que haría más difícil ver la reacción a la prueba cutánea.
  • No causa una reacción alérgica. Se pueden usar si alguna vez ha tenido una reacción alérgica grave en el pasado.
  • Cuestan más dinero que las pruebas cutáneas.

Es posible tener que hacerse la prueba de la alergia al látex antes de someterse a una cirugía mayor si se ha tenido una exposición frecuente al látex. Las pruebas de alergia de sangre se usan para este fin. Si se tiene alergia al látex, los productos de látex no se deben utilizar durante la cirugía o la recuperación.

Otros exámenes de sangre, tales como las pruebas de fluor-alergoabsorbentes (FAST), las pruebas de antígenos múltiples simultáneas (MAST), y las pruebas de radioalergoadsorción (RAST), se utilizan a veces para buscar alérgenos.