Remedios caseros para las alergias

En este artículo te mostramos 9 remedios caseros contra las alergias que puedes seguir fácilmente. Estos consejos te ayudarán a pasar mejor los síntomas y a ser posible, reducirlos al máximo. Si sigues todos los consejos verás como tu calidad de vida mejora.

Usar solución salina

Remedios caseros para las alergias

Irrigar la nariz con solución salina (agua con sal) puede ayudar a aliviar las alergias respiratorias superiores, eliminando los elementos irritantes que se alojan en la nariz y causan inflamación. De hecho, la solución salina puede incluso quitar algunas de las mismas células inflamatorias.

Se puede comprar solución salina ya hecha en cualquier farmacia local, o hacer una solución propia diariamente mediante la mezcla de una cucharadita de sal en un litro de agua destilada caliente y añadir una pizca de bicarbonato sódico.

Inclínate un lavabo e inspira el agua con una fosa nasal permitiendo que se drene de vuelta a través de la nariz o la boca, haz esto una o dos veces al día. Si también tienes asma, consulta con tu médico antes de intentar este remedio.

Date una ducha

Si has pasado largas horas al aire libre durante la temporada de polen, métete en la ducha o lava el cabello para eliminar el polen, que tiende a acumularse en el cabello, por lo que es más probable que caiga en los ojos.

Si te despiertas en medio de la noche con tos, estornudos o un ataque de alergia, una ducha caliente puede eliminar los residuos de polen que hayas recopilado en el cuerpo durante todo el día. Es posible que quieras cambiar la almohada, también. El agua caliente de la ducha ayuda a relajarse para después volver a dormir.

Si te pican los ojos y los tienes irritados pero no tienes a mano los medicamentos para la alergia, enjuaga los ojos con agua limpia y fría, ya que esto también puede ayudar a aliviarlos. Aunque no es tan eficaz como un antihistamínico, este remedio ciertamente no puede hacer ningún daño.

Evita el viento

Respirar aire contaminado puede empeorar los síntomas. De hecho, las toxinas en el aire pueden causar alergias en algunas personas. Si sospechas que la contaminación atmosférica provoca sus ataques, pasar el menor tiempo posible al aire libre en días revueltos. Si tienes que salir afuera, utiliza una mascarilla quirúrgica, especialmente si sales a correr o a hacer ejercicio. No hay que esperar milagros (la máscara no descartar a todos los alérgenos), pero puede ayudarle a respirar un poco más fácil.

Remedios caseros contra las alergias

El humo del tabaco es irritante, ya sea causando o agravando las alergias respiratorias. No deje que sus amigos y familiares ensucien el aire que respiras. Y, por supuesto, si tú fumas, deja de hacerlo.

En un día de viento de primavera, unas buenas de gafas de sol ayudarán a proteger tus ojos no solo del sol sino también de los alérgenos en el aire. Para protección adicional, trata de encontrar de un par de gafas de sol con protectores laterales

Beber té de menta

Las personas alérgicas pueden tomar té caliente para aliviar las narices obstruidas y las membranas mucosas irritadas. Uno de los mejores alivios para los síntomas es el té de menta. Los beneficios de la menta se extienden mucho más allá de su delicioso olor; el aceite esencial actúa como un descongestionante, y la menta contiene componentes antibacterianos y antiinflamatorios suaves.

Vaporizar la cara

Respirar vapor refresca y suaviza la irritación de los senos nasales y ayuda a eliminar el moco. A pesar de que lleva algún tiempo, te hará sentirte maravillosamente. Hierve varias tazas de agua y se viertelas en un recipiente grande. Incline con cuidado sobre el recipiente y coloca una toalla sobre tu cabeza. Respira suavemente durante 5 a 10 minutos.

Lava a tu mascota

Un truco poco conocido para los dueños de perros o gatos que son alérgicos es bañar a su mascota con frecuencia. Los animalitos producen sustancias causantes de alergias en su sudor y la saliva que entra en contacto con la piel. Afortunadamente, estos alérgenos se disuelven en agua, así que un baño caliente puede disolver el problema. Además de bañar a la mascota, trata de lavarte las manos inmediatamente después de haber tenido contacto directo con tu peludo amigo.

Desviste tu casa

Las alfombras son conocidos por ser un paraíso para los ácaros del polvo (insectos microscópicos que se alimentan de las células muertas de la piel y cuyos excrementos impulsan las alergias en millones de personas). Los suelos sin moquetas y pasar tanto la aspiradora como la fregona con frecuencia, te ayudará a mantener la población de ácaros bajo control. Cuando las alfombras no se pueden quitar, mantenerlas lo más limpias posible ayudará a respirar un poco más fácil. Hay que tener cuidado al limpiarlas. Por ejemplo, sacudirla en el balsón nunca es una buena opción. Mejor llévala a la tintorería o pasa la aspiradora por encima.

Deshumidifica

A los ácaros del polvo les encanta un ambiente húmedo porque les permite reproducirse como locos. Te aconsejamos invertir en un deshumidificador o usar un acondicionador de aire, que funciona igual de bien. Un deshumidificador puede ayudar a prevenir el moho y otros alergenos, solo asegúrate de seguir las instrucciones de mantenimiento del fabricante. Al cocinar o ducharte, haz uso del extractor de aire, ya que es otra manera de ayudar a mantener la humedad al mínimo.

Wasabi

Si padeces y rinitis y te gusta la comida japonesa, este remedio es perfecto para ti. El wasabi es un condimiento verde y muy picante que se sirve en muchos platos japoneses, es un miembro de la familia del rábano picante. Cualquiera que haya tomado demasiado wasabi en un bocado habrá descubierto cómo sus senos nasales y conductos lacrimógenos entran en acción.