Tratamientos para las alergias respiratorias

¿Qué pruebas se realizan para diagnosticar los problemas respiratorios?

Los médicos diagnostican los problemas respiratorios al realizar un examen físico, tomar la historia clínica y familiar de la salud del paciente, y mediante la realización de diferentes pruebas. Por ejemplo, las pruebas de funcionamiento pulmonar, se utilizan con frecuencia para evaluar la función pulmonar en las personas con asma. Estas pruebas incluyen la espirometría y una prueba conocida como metacolina.

Tratamientos para las alergias respiratorias

La espirometría es una prueba sencilla de respiración. Mide la cantidad de aire que puede expulsarse fuera desde los pulmones y la rapidez con la que se puede soplar. Esta prueba de respiración se utiliza para determinar la cantidad de obstrucción de las vías respiratorias. Una prueba de provocación con metacolina puede realizarse para ayudar a establecer el diagnóstico del asma. El médico sabe qué prueba es la mejor para cada situación.

En algunos casos, el médico puede tomar una radiografía para ver las estructuras dentro del pecho, incluyendo el corazón, los pulmones y los huesos. Una radiografía de tórax es una buena prueba para el diagnóstico de la neumonía. No puede, sin embargo, identificar la mayoría de los problemas respiratorios por sí misma. Para algunas personas con problemas respiratorios, se necesita una tomografía computarizada del tórax. Este análisis busca los problemas en los pulmones. La TC utiliza rayos X y un ordenador para crear imágenes detalladas.

Si se sufre de sinusitis crónica, el médico puede ordenar una tomografía computarizada de uno de los senos paranasales en especial. Este análisis se puede utilizar para evaluar los senos nasales. Una vez que se diagnostica el problema, el médico puede prescribir un tratamiento eficaz para ayudar a resolver la dificultad para respirar.

Las alergias respiratorias (fiebre del heno) pueden ser tratadas generalmente con un antihistamínico, pero si los síntomas persisten, el médico puede prescribir un aerosol nasal corticosteroide. Los corticosteroides nasales suelen ser más eficaces a largo plazo, pero deben utilizarse con regularidad. Otro tipo de medicamento que se usa para la rinitis alérgica o fiebre del heno es el antagonista del receptor de leucotrieno que debe tomarse por vía oral cada día. Además, las inyecciones para la alergia tienen una alta tasa de éxito para el tratamiento de la rinitis alérgica (fiebre del heno) después de un año de tratamiento.

¿Las pruebas de las alergias pueden determinar la causa y el tratamiento para los problemas respiratorios?

Las pruebas de las alergias pueden ayudar al médico a identificar la causa de los problemas respiratorios. Hay varios tipos de pruebas de alergia que el médico podría realizar. Una de ellas es la técnica de la punción. En esta prueba, el médico coloca primero una pequeña gota de alérgeno sobre la piel. A continuación, realiza una punción con una aguja directamente en la gota de extracto alergénico para que se introduzca en la capa inferior de la piel. Si se es alérgico al alergeno específico, el cuerpo reaccionará mediante rojeces en la zona afectada. También puede experimentarse picazón e hinchazón en el sitio de la colocación del alergeno.

Tratamientos para las alergias respiratorias

Si la técnica de punción resulta ser negativa, el médico puede inyectar el extracto de alérgeno bajo la piel con una jeringa. Otras pruebas de alergia incluyen el análisis de sangre de alergia (llamada prueba de RAST o radioalergosorbente) o una prueba de desafío, en el cual el médico introduce pequeñas cantidades del alergeno sospechoso oralmente o mediante inhalación. Estas pruebas se utilizan con menos frecuencia que la técnica de punción.

Una vez haber realizado las pruebas de la alergia, el médico puede saber lo que está desencadenando los problemas respiratorios. De este modo, el médico será capaz de tratar los síntomas de la alergia de una forma más eficaz.

Tratamiento para la alergia respiratoria

Las sustancias que causan los problemas respiratorios son conocidos como factores desencadenantes. Evitar a los desencadenantes es el primer paso para controlar las alergias y el asma. Como ejemplo sería, el uso de una mascarilla anti-polvo mientras se realizan las tareas domésticas y del jardín que reduciría la exposición a los desencadenantes de las alergias. Evitar tener una mascota peluda, lavar la ropa de la cama al menos una vez a la semana, quedarse en casa durante las horas de máximo polen, y el cambio del filtro del acondicionador de aire con frecuencia también puede ayudar a prevenir problemas graves se sufre alergia.

Los medicamentos también son importantes en el tratamiento de los problemas respiratorios. Medicamentos para la alergia como los antihistamínicos y los descongestionantes pueden facilitar la respiración en algunas personas. Estos medicamentos pueden administrarse vía oral o a través de inhaladores.

Incluso, los esteroides inhalados pueden dar alivio a algunas personas que sufren alergia crónica y sinusitis. Estos medicamentos trabajan para reducir la inflamación en las vías respiratorias. Las vacunas antialérgicas son otra manera para reducir la sensibilidad a los alérgenos y pueden dar alivio a algunos problemas respiratorios.

El asma se trata con medicamentos orales o inhalados que ayudan a abrir y reducir la inflamación primaria en las vías respiratorias. Estos medicamentos ayudan a aliviar el asma o incluso a bloquear la obstrucción de las vías respiratorias y la producción excesiva de moco. Las personas con asma deben controlar la inflamación para mantener las vías abiertas y reducir la sensibilidad a los factores desencadenantes del asma. Los desencadenantes del asma pueden incluir:

  • Infecciones virales (resfriado o gripe)
  • Polen
  • La caspa de mascotas
  • Las esporas del moho
  • Los ácaros del polvo
  • Cucarachas
  • Contaminantes irritantes del aire
  • Fragancias y humos
  • Fumar
  • Las alergias alimentarias

Curiosamente, el ejercicio podría ser un desencadenante del asma en algunas personas.

¿El tratamiento médico controlará los problemas respiratorios de la alergia?

Muy a menudo, las personas buscan la intervención médica unicamente después de haber estado sufriendo los problemas respiratorios durante semanas o meses. A menudo, por el momento cuando se inician los medicamentos, se ha producido otro daño que tarda más tiempo en sanar.

Realizar un diagnóstico preciso es importante para poder tratar y prevenir los problemas respiratorios. Cada persona es diferente. La medicación específica y un programa de tratamiento que funciona para un familiar o amigo puede no ser el correcto para cada problema. De hecho, es difícil de entender realmente el problema respiratorio sin comprender antes de forma clara y profunda cómo funciona la respiración del paciente.

Si se tienen síntomas de uno o más de los problemas respiratorios comunes mencionados en este artículo, recomendamos consultar a un médico para obtener un diagnóstico preciso. Es importante anotar cualquier pregunta que se tenga y buscar respuestas. Las medidas de prevención y tratamiento pueden ayudar significativamente a aliviar y eliminar eventualmente los problemas respiratorios.