Test de intolerancia alimentaria

Identificar las intolerancias alimentarias

Se sabe que los alimentos pueden causar muchos diferentes tipos de reacciones en el cuerpo. Estos pueden evidenciarse en la piel (como la urticaria, las erupciones, la picazón, o el hinchazón), en el intestino (por ejemplo, reflujo, vómitos, dolores de estómago, gases, la diarrea y el estreñimiento), al respirar (por ejemplo, falta de aliento o un presión en el pecho) o mediante un malestar general.

Test de intolerancia alimentaria

Averiguar qué alimentos directos están causando los síntomas puede ser mucho más dificil para algunas personas que para otras, dependiendo de cuáles sean sus síntomas, la rapidez con la que aparecen después de comer un alimento, y los tipos de alimentos que están causando el problema. Este artículo puede ayudar a establecer unas pautas sobre cómo se puede identificar los posibles alimentos causantes del problema.

Identificar el alimento disparador o desencadenante y encontrar un plan eficaz podría permitir un estilo de vida muy diferente para quién sufre intolerancia.

El problema es saber cómo y dónde obtener esa ayuda asegurándose siempre de no caer en manos poco fiables. Hay mucha información disponible en Internet que puede parecer ofrecer soluciones al problema.

Sin embargo, la evidencia científica y clínica hacia estas pruebas suele ser dudosa y no se sabe hasta que punto válidas. Algunas de estas pruebas inadecuadas serían los análisis de sangre de IgE, ya que las pruebas de alergia deben realizarse bajo la dirección de un médico calificado.

Las pruebas son sólo una parte para obtener un diagnóstico, pero lo esencial es la realización de un examen a fondo de la historia clínica del paciente y la interpretación informada sobre dichas pruebas.

Pruebas de la intolerancia alimentaria

La única manera confiable para saber qué alimentos están causando reacciones adversas en un individuo, es mantener dicho alimento excluído de la dieta y tener anotaciones de los síntomas experimentados. La dieta debe seguirse estrictamente para conseguir los fines establecidos en el diagnóstico. A esta exclusión la sigue un período de reintroducción estructurado de alimentos uno por uno, mientras se mantiene las anotaciones de los síntomas durante todo el período. Seguir estos pasos resultarían la prueba más fiable sobre cualquier reacción adversa a un alimento. Siempre es mejor realizar este proceso bajo la supervisión de un dietista especializado. Este método de diagnóstico es ideal para aquellas personas concienciadas que están dispuestas a seguir los consejos de forma estricta y mantener al día las anotaciones de los síntomas causados por cada alimento.

Al registrar con precisión los tiempos y la duración de todos los síntomas, la enfermedad o el estrés, así como todo lo que se come y bebe, debe ser posible identificar los alimentos sospechosos. En este conjunto se incluye todos los medicamentos recetados y otros suplementos, los dulces, aperitivos, etc.

Test de intolerancia alimentaria

Anotar en el diario debe continuar hasta que se indentifiquen los alimentos culpables causantes de los síntomas. También, puede resultar útil guardar los envases de los alimentos como referencia a la visita con el profesional de la salud (preferiblemente un dietista).

A la hora de intentar realizar una simple dieta de eliminación y reintroducción, es importante recordar los siguientes puntos básicos:

  • Nunca debe llevarse a cabo una dieta de eliminación y reintroducción de alimentos sin la supervisión y ayuda dietética si alguna vez se ha tenido una reacción alérgica severa a cualquier cosa.
  • Mantener un diario sobre los alimentos y los síntomas antes de comenzar la dieta de exclusión como un referente de ambos. Llevar consigo el diario a la cita con el dietista. Este proceso debe mantenerse durante al menos dos semanas para identificar los alimentos más comúnmente consumidos y establecer un patrón de los síntomas.
  • Planear con anticipación. Si es necesario reemplazar la comida que ha de evitarse por alternativas, comprar éstas desde el primer momento. No debe tratarse de hacer una dieta de eliminación y reintroducción cuando es poco probable que seguirla estrictamente.
  • Tratar de eliminar un alimento o grupo de alimentos a la vez, conjuntamente. La leche animal y productos lácteos, el trigo y el gluten, huevos y café, son probablemente los alimentos más comunes que causan problemas de intolerancia, pero cualquier alimento puede ser un problema. Estos alimentos tendrán que ser evitados estrictamente por un período inicial de dos semanas. Si los síntomas mejoran significativamente durante este tiempo, entonces, ese alimento en particular podría ser el responsable de las reacciones.
  • La segunda parte de la prueba es la reintroducción - comer una porción normal de los alimentos que se han estado evitando, y buscar los síntomas típicos que se desarrollaran en las próximas 24 horas. Si no ocurre nada, tomar una segunda porción de la comida al día siguiente y evaluar los síntomas de nuevo. Si aparecen los síntomas la segunda vez, significa que debe evitarse evitación esa comida.
  • Es imprescindible que en el caso de la intolerancia alimentaria en niños, se busque ante nada el consejo médico siempre. Los alimentos no deben ser restringidos sin la guía de un dietista, ya que podría darse una dieta nutricionalmente inadecuada y falta de crecimiento.

No deben evitarse los alimentos o grupos de alimentos durante un período prolongado sin solicitar el asesoramiento profesional, para asegurarse de que la dieta sigue siendo nutritiva. Debido a que tanto la alergia como la intolerancia alimentaria tienden a ocurrir siente con alimentos que se ingieren frecuentemente, el mejor plan es comer siempre la mayor variedad posible de alimentos dentro de una dieta, y no a eliminar cada vez más alimentos. La etapa de reintroducción de la dieta es tan importante como la exclusión para obtener un diagnóstico fiable y acertado.