Tratamientos Alergias

Antes de comenzar a tratar una alergia, es necesario identificarla y diagnosticarla. A continuación detallamos los pasos a seguir en el tratamiento de las alergias:

Consulta al alergólogo

Tratamientos Alergias

El primer paso es consultar a un alergólogo certificado para pedir consejo. Lo normal es pedir cita con el médico de familia o atención primaria, y después seguir la recomendación de éste, que probablemente le envíe a ver a un alergólogo. Dependiendo del plan de salud, necesitarás una aprobación previa para visitar al especialista.

Pruebas de Alergia

El especialista en alergias obtendrá una historia clínica detallada, te examinará y evaluará tus síntomas. Es posible que sea necesario hacer pruebas para determinar el tipo de la enfermedad alérgica. Puede ser necesario hacer pruebas cutáneas de alergia o pruebas de sangre para averiguar las causas precisas de los síntomas alérgicos. Basado en la evaluación clínica completa, se hace un diagnóstico.

Si las pruebas de alergia son negativas, el alergólogo todavía puede ayudarte a encontrar la causa de tus síntomas, no desesperes. Los alergólogos también son expertos en el tratamiento del asma alérgica, rinitis y otros tipos de problemas del sistema inmunológico, como las infecciones frecuentes.

Tratamiento de las alergias

Esta es la etapa en la que los síntomas alérgicos comienzan a mejorar. Los tratamientos para las alergias son de tres tipos: prevención, medicamentos e inmunoterapia.

Prevención: Una vez identificada la causa de los síntomas, éstos pueden ser evitados o eliminados de su vida. Por ejemplo, se puede evitar la ingesta de un alimento en particular o evitar acercarse a un animal o que éste se acerque la ropa y la cama del alérgico. Algunas causas de los síntomas alérgicos, tales como el polen, moho y ácaros del polvo, no se puede eliminar completamente y son difíciles de evitar. La exposición puede ser reducida por las medidas de control ambiental prescritas por el alergólogo.

Medicamentos: Aunque la prevención es lo primero, estos también pueden ser necesarios. Los medicamentos se utilizan generalmente para disminuir los síntomas de alergia y mejorar la calidad de vida del paciente. Los recientes avances en los medicamentos para el asma y otras enfermedades alérgicas han sido fenomenales. Las mejoras en las medicinas han eliminado la mayoría de los efectos secundarios de los medicamentos más antiguos. El alergólogo es un experto en los últimos medicamentos seguros y eficaces para el tratamiento de las enfermedades alérgicas, déjate aconsejar.

Tratamiento de las Alergias

La inmunoterapia: Si una alergia específica se identifica y no puede ser evitada o los medicamentos no son suficientes para restablecer su salud, los síntomas de alergia pueden ser controlados o eliminados con vacunas antialérgicas.

Las vacunas antialérgicas se llevan utilizado desde 1911. En el siglo pasado, ha habido una mejora considerable en la eficacia de este tratamiento, lo que disminuye la sensibilidad de un paciente a una serie de alérgenos. El tratamiento es un procedimiento que aumenta la resistencia natural del paciente alérgico (tolerancia) a las cosas que desencadenan las reacciones alérgicas.

Este tratamiento consiste en inyecciones de pequeñas cantidades de extractos purificados de las sustancias que causan reacciones alérgicas. Por ejemplo, los extractos pueden ser derivados de pólenes, esporas de moho, caspa de animales, ácaros del polvo o veneno de los insectos.

Las vacunas antialérgicas estimulan el sistema inmunológico para combatir las alergias de manera segura, eficaz y natural. Se comienza con dosis muy pequeñas y se aumentan gradualmente sobre una base semanal o cada dos semanas, el tratamiento continúa hasta que se consigue un nivel de mantenimiento. Entonces, esta dosis de mantenimiento se inyecta cada pocas semanas.

La inmunidad no se produce inmediatamente, pero algunos pacientes empiezan a sentirse mejor rápidamente. La mayoría de los pacientes continúan con inyecciones mensuales durante 3 a 5 años, una vez que llegan a la dosis de mantenimiento. En algunos pacientes, la inmunidad se mantiene y se puede dejar el tratamiento después de varios años. Para otros, el tratamiento es necesario durante períodos más largos de tiempo. En general, los beneficios de las vacunas para las alergias pueden durar muchos años o incluso toda la vida.

Con el sistema inmune restaurado, son necesarios muy pocos medicamentos o ninguno. Ya no se perderán días de trabajo o escuela. La carga de la alergia se levanta y las alergias se convierten en algo en lo que simplemente no se piensa más. Los candidatos para vacunas contra la alergia incluyen la mayoría de niños y adultos. Las pacientes embarazadas pueden continuar con el tratamiento si se inició antes del embarazo.

Las vacunas antialérgicas son prescritas por un especialista en alergias y se dan siempre bajo supervisión médica en un lugar donde el personal médico y los medicamentos están disponibles para atender cualquier reacción grave. Aunque es raro, pueden presentar reacciones graves debido a que el tratamiento implica sustancias a las que se conoce que el paciente es alérgico.

También pueden ocurrir reacciones adversas a las vacunas para las alergias porque el tratamiento consiste en la inyección de sustancias a las que el paciente está sensibilizado. La reacción adversa más común es una rojez inmediata, picor, abultamiento en el sitio de inyección. En algunos casos, la reacción es retardada y puede aparecer de seis hasta veinticuatro horas más tarde. Existen reacciones poco frecuentes y más graves que incluyen picazón generalizada, opresión en el pecho, sibilancias o mareos debido a una caída en la presión arterial. Las muertes que se han registrado por inyecciones para la alergia son de una de cada tres millones de inyecciones. Esta es la razón por la que las vacunas antialérgicas se administran bajo supervisión donde hay personal médico y medicamentos disponibles para tratar las reacciones graves.

¿Por qué un alergólogo?

Un alergólogo es un médico especialmente capacitado y con experiencia en el diagnóstico y tratamiento de las enfermedades alérgicas y afecciones relacionadas. Estos incluyen asma, rinitis alérgica, sinusitis, erupciones, urticaria y ciertos tipos de reacciones alérgicas a los alimentos, picaduras de insectos y los medicamentos.

El futuro en el tratamiento de las alergias

Los investigadores están estudiando maneras de ir más allá de los métodos actuales de tratamiento de las alergias. Pronto se podrían tener mejores y nuevas formas para bloquear la respuesta alérgica del cuerpo, reduciendo o inhibiendo la liberación de histamina y otros químicos que causan reacciones alérgicas. Además, un grupo de investigadores científicos están trabajando en el desarrollo de vacunas más puras, más fuertes y más seguros para la alergia.